Pescadores de Las Flores no tienen ni para comer: espolones los llevaron a la bancarrota

0
600

El proyecto de los espolones que en principio consideraron los pescadores como una alternativa para mejorar su calidad de vida se convirtió en su mayor verdugo porque los despojó de su subsistencia, les afectó su economía, les quitó el pan de su boca y hoy por hoy los tiene contra las redes al borde de la desesperación. Esa odisea la padecen cientos de miembros que están afiliados a la cooperativa de pescadores de Las Flores ‘Coopez’.

Desde el 2006 son víctimas de la sedimentación que se genera a raíz de la construcción de los espolones, los cuales han causado un gran impacto ambiental ya que han afectado el ecosistema y los bancos de peces han desaparecido poco a poco.

Son más de 10 años de estar padeciendo escasez, perdidas humanas, abandono, hostigamientos y lo peor no encuentran el camino de la solución, así lo dejó entrever el presidente de Coopez, Jorge Torres.

La construcción de los espolones los ha llevado a la quiebra y también a exponer sus vidas para conseguir lo único que saben hacer, que es pescar, actividad con la que sostiene sus familias.

Para ellos una faena se convierte en un juego a muerte porque les toca sortear el peligro y exponerse para traer algo a casa.

Les toca enfrentar seis nudos de corriente y bordear entre 4 a 5 millos mar adentro subiendo y regresando lo que muchas veces se totaliza en diez millas lo cual demanda más gastos y menos productividad.

Cuando salen a faena buscando mar adentro para poder detectar los bancos de peces parten despuntando el alba, montan sus equipos, redes calandre trasmayos, nasas, fondeo inician el correteo y muchas veces se quedan con los crespos hechos porque encuentra las jaulas llenas, pero de barro del sedimento.

Años atrás la faena les podía arrojar entre 150 y 250 kilos de producto marino entre langostas, camarones, róbalo, corvina entre otros y hoy a duras penas logran unos 50 kilos es decir el 80% de la producción ha bajado totalmente llevándolos a la bancarrota.

Los pescadores se quejan porque los proyectos no los socializan, no los involucran y mucho menos los favorecen.

Cuando se dieron cuenta que ya se realizaba la construcción de los espolones que tienen cerca de 200 metros de largo y con una profundidad de 15 metros se acercaron al interventor que era el ingeniero Ariel Uribe y le señalaron que esa obra era mortal para ellos y para el ecosistema y le advirtieron que ese sector se iba a secar y que el impacto ambiental iba a ser de gran envergadura la respuesta que recibieron acaso ustedes son ingenieros y lo único que saben es pescar. Y hoy día se están dando cuenta que su hubiera podido evitar pero ellos solo miraban hacia el negocio grueso, las embarcaciones de gran calado y todo se fue un saco sin fondo poorque la sedimentación no les permite su ingreso ya que son entre cinco y seis millas de sedimentos le cambió el curso a la corriente.
Hace algunos años el Ministerio de Agricultura los apoyó con la adjudicación de una 100 nasas y lograban hasta 400 kilos de langostas pero con la construcción de los espolones hoy solo se llenan de sedimento causando afectación a la flora y fauna marina.

También anotó otro pescador de la agremiación Alfredo Payares Soler señaló que es una cadena de desastres puesto que no hacen estudios sísmicos, realizan las detonaciones causando mortandad de peces y se ven cientos flotando. El gremio considera que no tiene dolientes y para el Estado ellos son ‘la última teta de la puerca’, porque nadie se la toma.

Y lo peor también se han convertido en blanco de la capitanía de Puertos y de los Guardacostas ya que ellos para buscar el sustento diario realizan el procedimiento de ecosondas para ubicar a los peces y ello no es del agrado de los funcionarios y comienza la persecución

Lo que le piden al ministro de agricultura en su visita a Barranquilla es que le ponga el oído a las denuncias que investigue sobre la desviación de los recursos. E igualmente sobre la contaminación ambiental que provocan las empresas como Monómeros, Dupont, Cartón Colombia, que arrojan líquidos a los cuerpos de agua afectando la fauna y la flora, que tanto aves y sardinas son las más perjudicadas porque ellos comen lo que flota.

Los pescadores de Las Flores lo único que claman es que los atiendan, que no los acorralen sino que los incluyan en los programas para que la actividad no desaparezca.

Comentarios