Semana Santa para renovar la fe

0
65

Lo cierto es que la Semana Santa no es como era hace muchos años, anteriormente esta época tenía otras características, en tiempos pasados los colombianos escuchaban con mucha devoción el sermón de las Siete Palabras, los feligreses de las distintas parroquias rezaban y visitaban los monumentos en los templos.

Aquellos solemnes actos religiosos que atiborraban las iglesias o mantenían pendientes a los oyentes de radio, son cosa del pasado; las oraciones subsisten según la devoción de cada cual, pero hay que reconocerlo, cada vez despierta menos interés la otrora rigurosa asistencia a las denominadas casas de Dios.

Sin embargo, no sobra tener en cuenta que la Semana Mayor es una conmemoración religiosa; así como en Navidad los villancicos y pesebres recuerdan el nacimiento del Niño Dios, los días santos pretenden recuperar la memoria de los últimos días de Cristo, y se constituyen en una oportuna invitación para que los creyentes ejerzan su fe. Además de su intrínseco carácter religioso, estos días santos se constituyen en una oportunidad para las vacaciones, en una pausa en el trabajo o en el estudio –en algunos casos, como en el Poder Judicial, en el Congreso de la República y en el sector educativo, la pausa es toda la semana–.

En lo que respecta a Barranquilla,  tras las rumbas decembrinas y de carnaval, viene bien la Semana Santa para buscar un descanso en familia, de mucho más recogimiento y tranquilidad y mucho menos etílico que las precedentes temporadas.

Al programa tradicional de aprovechar estos días santos para salir de viaje por carretera se añade la posibilidad –que cobra cada día más popularidad– de quedarse en la ciudad de origen haciendo turismo, en el marco de una oferta renovada que, además de la visita de museos, lugares de interés, parques, monumentos históricos y restaurantes, incluye programaciones especiales para la Semana Santa.

Durante siglos, las normas católicas imponían la abstinencia en cuanto al consumo de carne todos los viernes durante la cuaresma, y el ayuno en algunos casos. No obstante, hay razones extrarreligiosas para recomendar el consumo de pescado, porque balancea la dieta, ahorra grasas dañinas y es fuente de muchos nutrientes que la carne no provee. De todas maneras recomendamos a nuestros lectores comprar este producto en lugares confiables y con buenas condiciones de higiene.

La Semana Santa que recuerda la pasión, muerte y resurrección de Jesús, aunque no se tiene la devoción de otras épocas, es una forma de leer el signo de los tiempos en donde cambia la cultura pero no la moral, entonces su esencia radica en comprender las enseñanzas del maestro, en la construcción del reino de Dios y su justicia, como verdadera opción de felicidad de mujeres y hombres en la tierra. El adagio popular, “Ni tanto que queme el santo, ni tan poco que no lo alumbre”, hasta cierto punto tiene algo de cierto, si aceptamos que todos los extremos son dañinos, por esta razón lo mejor en estos días es dar gracias a Dios, reflexionar sobre los aspectos negativos, no hacerle mal a nadie y de ayudar al prójimo.

Ya sea que viajen o se preparen para ejercer la fe, deseamos a nuestros lectores una Semana Santa provechosa y sosegada.

Comentarios